23 Julio 2015

Brasil en caída libre

Escrito por Victor Flores
Visto: 2144

Por Carlos Prigollini*

Después de la histórica caída (1-7) ante Alemania en el pasado Mundial 2014, Brasil encontró cierto ánimo de revancha en la presente Copa América Chile 2015. No parecía muy apropiada la elección de Dunga como Director Técnico en reemplazo del fracasado Felipe Scolari. Al respecto, Roberto Rivelinho, mítico juador de los años 70, criticó la elección de Dunga: "Pensé que tras la goleada por 7-1 contra los alemanes se comenzaría de nuevo, pero nos equivocamos al escoger a Dunga como técnico. Él juega por los resultados, y eso es muy poco para Brasil", dijo en una entrevista al diario “Folha” de Sao Paulo.

El nuevo técnico de la “verde-amarelha” representa un sistema de juego netamente defensivo, con laterales que no se proyectan y volantes de contención muy limitados que  han estado demasiado lejos  de aquellos que brindaron  fútbol, espectáculo, “jogo bonito” y una inmensa masa de admiradores de lo que fuera el mejor fútbol del orbe. La ofensiva se vio limitada a la maestría y la improvisación de Neymar, jugador que fuera expulsado después de reiteradas y violentas faltas de los defensas colombianos contra su humanidad. 

Sin duda que el pésimo e impresentable arbitraje de la Conmebol sanciona a los que reaccionan ante las descalificadoras faltas del anti fútbol (Cavani, Neymar, amonestación contra Messi) y protege en nombre de la "ley de ventaja" a los recios y mal intencionados golpeadores de los habilidosos y atrevidos que intentan algo diferente.

Así las cosas, el equipo brasilero, luego de perder con Colombia en esta desdibujada Copa América, sumó otro fracaso el día de ayer ante Paraguay, una escuadra aguerrida, con jugadores veteranos de mucho oficio, además  de buenos marcadores y medios volantes inteligentes, que son fieles a su tradición, además de contar con un técnico de historial ganador  que aprovecha las mejores cualidades de sus dirigidos, como el argentino Ramón Díaz.

El equipo amazónico se puso en ventaja por intermedio de su mejor jugador, el habilidoso Robinho, pero no supo mantener la diferencia y tampoco creó situaciones de gol, obviamente por el esquema conservador de su cuerpo técnico, y también por las marcadas limitaciones de sus jugadores. 

Llegaría un error infantil de su capitán Thiago Silva, para decretar el empate por penal de Derlis González, para llevar a Paraguay a un esquema más incisivo, hasta sentenciar el partido en la serie de penales.

¿Se olvidaron los brasileros de su propia historia? ¿El pentacampeón del mundo va en caída libre?

Quienes hemos visto a las grandes e innumerables glorias del fútbol de Brasil  (Pelé, Garrincha, Didí, Zito, Romario, Bebeto, Dorval, Roberto Carlos, Junior, Sócrates, Zico, Toninho Cerezo) entre tantos otros, nos cuesta creer que estos equipos grises y desangelados - fieles reflejos de los militarizados entrenadores Scolari y Dunga- sean la verdadera expresión del fútbol brasilero. 

Quiero pensar que esta pseudo representación de la “canarinha” se debe más a la corrupción imperante en las altas esferas de la Confederación Brasilera de Fútbol (CBF), como quedara demostrado en recientes investigaciones realizadas dentro y fuera del país.

El futbolista brasilero no se olvidó de la magia, el ritmo cadencioso, la extraordinaria pegada al balón y el talento que durante décadas han sabido conseguir e imponer. Más bien el obscuro presente es consecuencia de las prácticas irregulares que sus federativos han contaminado en el seno del “scratch du oro”

 

*CARLOS PRIGOLLINI Antropólogo social, periodista y escritor argentino. Fue columnista de La Afición, La Jornada y Unión de Morelos. Publicó los libros Fútbol y Sociedad, Fútbol, Política y otras Pasiones, Fútbol Secuestrado y Tiempo de Descuento: antología de cuentos de fútbol y de la vida; es coeditor y columnista del blog www.futbolysociedad.blogspot.com

 

 

 

 

 

Resultados Liga MX ofrecidos por Marcadores.com

top