25 Julio 2015

Copa Oro: vergüenza y mediocridad

Escrito por Victor Flores
Visto: 1409

Por Carlos Prigollini*

"Estoy indignado, en un momento del partido pensé en retirarme del fútbol", estableció el técnico de Panamá, el popular Hernán "Bolillo" Gómez. Agregó que "México puede ser campeón de la Copa Oro sin la ayuda arbitral."

Lamentablemente, tal como lo hemos advertido en pasadas columnas, los pésimos arbitrajes ya deciden partidos y campeonatos enteros, burlándose no solo de Panamá, Costa Rica o los equipos afectados sino de millones de aficionados.

La culpa no es solo del inepto -¿o tal vez mal intencionado?- Mark Geiger, es de un sistema corrupto y fatal que eligió priorizar el dinero, las transmisiones televisivas y el gran negocio sobre el deporte. El mismo sistema neoliberal que alardean políticos mediocres, empresarios voraces, un mayoritario segmento de periodistas complacientes, y federativos sin escrúpulos para que la venta y el dinero fácil sean los secuestradores de un fútbol que, no conforme con las últimas denuncias de corrupción realizadas a la impopular FIFA, sigue dando muestras como ayer, de decisiones indignas y vergonzosas.

La tendencia arbitral a favor de México en este tan mediocre torneo resultó, además de dañina y perjudicial para el Tri, patética e indigna para los aficionados o para todo aquel que se compromete con la razón y la ética moral. 

El juego de ayer fue sólo una muestra de la impunidad y los sucios intereses que manejan los dueños del balón. La temprana e injusta expulsión de Tejada, el perdón a Vela por un visible codazo a un jugador panameño, más el colmo del cinismo que fueron los dos inexistentes penales son puestas en escena de aquellos que realmente mandan, los mismos que deciden los horarios de juego para la televisión, y que determinan el nombramiento de obscuros e incapaces árbitros,  por encima de llamados al fair play o de ingenuos o alquilados periodistas que siguen alardeando clases de civismo y limpieza de fútbol. 

Llama la atención que muchos de estos últimos sean ex futbolistas devenidos en un periodismo chato, cómplice, con fuerte dosis de chovinismo y obviamente funcionales a los grandes intereses.

El fútbol profesional (no confundir con el maravilloso y hermoso juego mas practicado en el orbe) está podrido, y la CONCACAF se empeña en dar muestras constantes de esa podredumbre.

 

*CARLOS PRIGOLLINI Antropólogo social, periodista y escritor argentino. Fue columnista de La Afición, La Jornada y Unión de Morelos. Publicó los libros Fútbol y Sociedad, Fútbol, Política y otras Pasiones, Fútbol Secuestrado y Tiempo de Descuento: antología de cuentos de fútbol y de la vida; es coeditor y columnista del blog www.futbolysociedad.blogspot.com

 
 

 

 

Resultados Liga MX ofrecidos por Marcadores.com

top