23 Junio 2015

México: Nuevos fracasos, viejas vergüenzas

Por Carlos Prigollini*

"EL MUNDO DEL FÚTBOL ESTÁ CADA DÍA MÁS LEJOS DEL AFICIONADO Y MÁS CERCA DEL EMPRESARIO"

Hace cuatro años en este mismo blog, nos preguntábamos ¿A qué va México a la Copa América?

Desde la edición anterior (Copa América en Argentina 2011) se ha mandado un equipo alternativo con resultados fatales, que dejaron un fracaso de cuya experiencia o suma de errores no se aprendió absolutamente nada.

Si bien la verde demostró una faceta exitosa en las primeras presentaciones de esta Copa, a partir de 1993, siendo finalista de la misma en dos ocasiones y semifinalista en cuatro de ellas,  el prestigio obtenido fue tirado a la basura en la pasada y la actual competencia. Si los obstinados dirigentes siguen pensando que la intrascendente Copa de Oro es más importante, por jugar el pase a la Copa Confederaciones con equipos de la peor zona mundial del fútbol, muchos de los cuales dan pena, que decidan por ella y abandonen la absurda pretensión de llevar un equipo B al torneo más antiguo de América.

La inmediatez del negocio, la suculenta ganancia en dólares, apetece a los voraces dirigentes que mal interpretan el verdadero nivel del fútbol mexicano. Es obvio que este país no tiene la posibilidad de conformar dos seleccionados, y por lo tanto la ausencia de jugadores de la talla de Vela, Giovanni, Herrera, Oribe Peralta o el mediático Chicharito Hernández no son facilmente reemplazables.

Mas allá de la absurda soberbia del técnico nacional y sus falsas promesas, quién de manera falaz e irresponsable declarara que " mi equipo está diseñado para estar en la final de la Copa América",  el fútbol mexicano vuelve a desperdiciar una extraordinaria vitrina futbolística, dónde salvo el primer tiempo con Chile, no podemos rescatar nada de esta gris y triste actuación. Sumado a ello los errores tácticos de su exaltado D.T. que juega con línea de cinco ante rivales débiles como Bolivia e inexplicablemente deja en el banco de suplentes al jugador más creativo, como es el caso del Chapo Montes. De nada sirve poner tres o cuatro delanteros cuando no tienes los volantes creativos que te alimenten o entreguen el pase adecuado. Ayer ante Ecuador, tanto Vuoso como Herrera y Jímenez se enfrascaron en luchas desiguales por pelotas divididas, ya que el Tecatito Corona no tenía acompañamiento y jugó en inferioridad de condiciones. Sorprende que el entrenador no viera la ausencia de creatividad y manejo que padecía su equipo, sumado a la falta de proyección de sus carrileros. Pisoteando valores esenciales, el famoso Piojo debería tomar clases de autocrítica y humildad, y dejar de lado las chicanas y bravuconadas ante los periodistas, como también abandonar la pésima costumbre de culpar  a los malos arbitrajes de su propio fracaso.

También llama la atención el oportunismo de algunos periodistas alquilados, exitistas ante una buena actuación, y sin embargo son los mismos que enciende las voces de alerta ante la derrota, plagados de lugares comunes y frases de perogrullo. En síntesis, más de lo mismo.

México se acostumbró a perder, y esos nuevos fracasos van acompañados de viejas verguenzas, como la mala gestión de los  hombres de pantalón largo que sólo atinan a llenar sus arcas de dinero, menospreciando el resultado futbolístico y por ende a su afición.

 

*CARLOS PRIGOLLINI Antropólogo social, periodista y escritor argentino. Fue columnista de La Afición, La Jornada y Unión de Morelos. Publicó los libros Fútbol y Sociedad, Fútbol, Política y otras Pasiones, Fútbol Secuestrado y Tiempo de Descuento: antología de cuentos de fútbol y de la vida; es coeditor y columnista del blog www.futbolysociedad.blogspot.com

 

 

 

 
 

 

 

Resultados Liga MX ofrecidos por Marcadores.com

top